Firma de José Manuel Calderón

Nací en Villanueva de la Serena, provincia de Badajoz, el 28 de septiembre de 1981. Me siento muy unido a mi pueblo a pesar de que a partir de los trece años he vivido fuera de Villanueva por motivos de trabajo. Siempre el basket ha formado parte de mi vida, mis primeros recuerdos van unidos a las imágenes de mi padre jugando y entrenando. Acompañándolo a los entrenamientos y viéndole jugar en el equipo de nuestro pueblo, Doncel La Serena.

Siempre que podemos, Ana (mi mujer) y yo regresamos a Villanueva. Allí están nuestras familias, nuestros amigos y también nuestros perros.

Recuerdo que mi salida de Villanueva para ir a vivir y a jugar a Vitoria, no fue algo traumático. Desde Vitoria me llegó esa propuesta después de un Campeonato Infantil de Selecciones, lo hablamos en familia y tanto mis padres como yo pensamos que podía ser una buena decisión, mi ilusión era jugar, entonces no me planteaba ser profesional, probablemente ni sabía lo que eso significaba. Recuerdo esos años como años de trabajo, siempre entrenando y estudiando, rodeado por compañeros que estaban en la misma situación que yo, siempre compartiéndolo todo con ellos. Nos hicieron trabajar muy duro pero fue una etapa fundamental en mi formación.

Muy pronto empecé a compatibilizar los entrenamientos en Vitoria con las concentraciones de las distintas selecciones españolas en categorías de formación. Allí conocí a Pau, Juan Carlos, Felipe, Carlos, Berni, Sergi, David, Antonio, Germán. Amigos y compañeros desde esos años hasta ahora. Con ellos fuimos campeones de Europa y campeones del torneo de Manheinm, una especie de campeonato del mundo oficioso. Una lesión me apartó del equipo que fue campeón del Mundo Júnior en Lisboa pero todavía recuerdo aquel partido que vi desde la grada, la final contra EE.UU.

Cuando terminé mi año júnior, en Vitoria me ayudaron a buscar un equipo donde pudiera ir cedido y continuar con mi progresión antes de llegar al TAU. Yo lo que quería era jugar y sabía que todavía no estaba preparado para hacerlo en el TAU. Surgió la oportunidad de Alicante en la segunda división y fue una buena decisión. La temporada empezó titubeante porque éramos un equipo joven y sin mucha experiencia pero poco a poco nos fuimos acoplando y conociendo, así conseguimos el objetivo, subir a ACB. Allí seguí la siguiente temporada, ya jugando en ACB pero no pudimos evitar el descenso. Fue mi primer año en la máxima categoría pero me sirvió para adaptarme a la competición.

La temporada siguiente, volvía jugar en ACB pero cambié de Club. De acuerdo con el TAU, decidimos que el mejor sitio sería Fuenlabrada y al final de esa temporada tuve una de las mayores alegrías de mi carrera, fui convocado a la preselección del equipo nacional y disputé mi primera competición con la Selección Española, el Campeonato del Mundo de Indianápolis en 2002 donde finalizamos quintos.

Después de ese verano fiché con el TAU Vitoria. Como en cualquier equipo de élite, los principios siempre fueron difíciles pero poco a poco fui adaptándome al equipo y allí pasé las tres siguientes temporadas. Ganamos muchos partidos, fuimos Campeones de la Copa del Rey, finalistas de la Liga ACB y finalistas de la Euroliga.

Cuando terminó la temporada 2004-05, Ana y yo nos planteamos un nuevo reto. Cambiar de país e intentar jugar en la mejor liga del mundo, la NBA. Algunas opciones se habían concretado en ofertas y después de meditarlo y ver el lugar, decidimos mudarnos a Toronto e intentar jugar en la NBA. Como todas las experiencias nuevas, resulto difícil al principio pero a base de trabajo y humildad, todo se puede superar. La temporada quizás fue un poco decepcionante por el juego del equipo pero a mi me proporcionó una experiencia que resultó muy importante.

El verano de 2006 se presentó con posibilidades de hacer algo grande, teníamos el Campeonato del Mundo de Japón. Todos interiormente sabíamos que ese era nuestro objetivo. Lo logramos, por fin, Campeones del Mundo, luego vino lo demás: Premio Príncipe de Asturias, Medalla de Extremadura y el reconocimiento hacia nuestro deporte.

VOLVER ARRIBA